fbpx

Independientemente de si una persona es nueva o experimentada, cuando acude a una actividad por primera vez le pueden surgir ciertas dudas. Y es que todos necesitamos un proceso de adaptación para ver cómo nos sentimos y qué necesitamos para sacar el máximo provecho al entrenamiento. Hoy te hablamos de algunos aspectos básicos a la hora de asistir a una clase colectiva.

No importa si eres una persona integrada en un estilo de vida saludable o si acabas de iniciar un importante cambio de vida. Pueden surgirte ciertas dudas a la hora de empezar con algo nuevo. Y es que nadie nade siendo experto en nada y solventar dudas forma parte del proceso de adaptación. Si estás pensando en asistir a alguna clase colectiva en tu gimnasio, pero te da un poco de inseguridad, especialmente si eres principiante, ¡que no cunda el pánico! Te damos algunas pautas para que la inexperiencia no te juegue una mala pasada.

Aspectos a tener en cuenta cuando asistes a una clase colectiva

  • Es importante, especialmente los primeros días, que acudas con suficiente antelación a la clase. Si además de no saber la dinámica de la clase, ni el material que vas a utilizar, llegas tarde, no podrás disfrutar y asimilar de tu primer día.
  • Si es necesario, habla con el instructor/a que impartirá la sesión, especialmente si vas con miedo por tu inexperiencia, tienes alguna dolencia o te preocupa hacer alguna cosa mal. Una vez expreses tus inquietudes y des a conocer tus circunstancias, sentirás una mayor tranquilidad y podrás avanzar progresivamente.
  • No olvides llevar una toalla, tanto para secarte el sudor como en el caso de hacer ejercicios con material específico. El material complementario es utilizado por todos los asistentes al gimnasio y debe permanecer en perfectas condiciones, además de seguir unas normas de higiene básicas. Contribuye a ello.
  • Si te notas perdido/a y ves al resto de gente coger material e ir de un lago a otro cargando barras y discos, observa. Habla con los demás, imita lo que hacen y presta atención a no coger demasiado peso. Si se trata de una clase más tranquila, como yoga o pilates, intenta ponerte por delante de la sala para poder ver y escuchar mejor a la persona que instruya. De lo contrario, quizá sientas que no eres capaz de seguir la clase.
  • No olvides llevar agua y algún snack en la mochila por si te notas falto/a de energía. La hidratación es imprescindible y no debes olvidarla, especialmente si acabas de iniciarte y no sabes muy bien cómo reaccionarás a la actividad.
  • Si durante la clase ves que te sientes excesivamente cansado/a o, incluso mareado/a, que no te de corte parar a tomar aire y recuperarte. Continuar con la actividad si no te sientes bien, no hará más que crearte la idea de que no puedes hacerlo y dejará en ti una inseguridad innecesaria. Escucha tu cuerpo y atiende tus necesidades. Todo requiere tiempo.
  • Viste con comodidad y si dudas sobre qué ponerte, opta por algo básico. Conforme vayas integrándote en el ambiente podrás descubrir con qué prendas te sientes mejor. Recuerda que mirar al espejo y sentir orgullo frente a lo que ves, es fundamental para construir un estilo de vida saludable y conseguir llegar a la meta.

Usamos cookies propias y de terceros con el fin de ofrecerte una experiencia de mejor calidad. Por favor, revisa nuestra política de cookies y acepta su uso para disfrutar de una experiencia completa. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar