¿Cómo desconectar del trabajo si trabajo en casa?

Trabajar en casa es una opción que beneficia a muchas personas, sin embargo, no a todas les resulta sencillo. El teletrabajo tiene multitud de ventajas, pero puede ser un arma de doble filo si no se aplican algunas pautas. Si es tu caso, y te cuesta desconectar del trabajo, te damos algunas recomendaciones que podrían ayudarte a poner límites a cada uno de los aspectos de tu día a día.

Aunque el hecho de trabajar desde casa es algo muy habitual en nuestros tiempos, ahora nos vemos obligados a hacerlo sin más alternativas a causa del Estado de Alarma por coronavirus. Por eso, muchas personas que no contaban con ello, se han visto de pronto en una situación extraña. Y es que poner barreras entre el tiempo de trabajo y la vida personal, no siempre es fácil cuando ambas cosas se encuentran en un mismo espacio físico. Para aprender a crear límites entre parcelas, hay algunas recomendaciones que pueden ser muy útiles. Eso sí, no hay ningún truco de magia y tendrás que poner de tu parte para conseguirlo y que el trabajo no interfiera en tu tiempo personal y viceversa.

Hay muchas personas que se han visto afectadas a nivel profesional por la situación del coronavirus llegando, incluso, a perder el empleo. Por ello, seguro que la noticia del teletrabajo, si no era tu situación habitual, te tranquilizó enormemente. Y es que trabajar desde casa resulta, cuanto menos, curioso y hasta atractivo. Sin embargo bastan unos días para entender que no es todo lo fácil que parece. Si a menudo ves que la cuestión profesional invade tu vida privada y has dejado de tener tiempo para ti, te conviene aplicar una serie de estrategias. ¡Toma nota!

Desconectar del trabajo si trabajas en casa, ¿es posible?

Espacio de trabajo

Esta pauta será sencilla o no dependiendo del espacio con el que cuentes en casa. Si puedes utilizar una habitación exclusivamente como despacho, todo será más fácil. Si este es tu caso, prepara tu pequeña oficina con todo lo necesario para desarrollar tu jornada laboral sin interrupciones. Una vez termines el horario, sal, cierra la puerta y no entres más hasta que tu horario laboral lo requiera. Si, por el contrario, no cuentas con este espacio independiente, ubica tu ordenador en el lugar más factible y cómodo para concentrarte y fíjalo como tu rincón de teletrabajo. Nada de andar con el ordenador de un lado a otro y trabajando cada día desde un lugar. Esto no ayuda a asimilar tu espacio profesional ni a adaptarte a la rutina de trabajo. Por lo tanto encuentra o crea tu rincón de trabajo y acude a él a diario como si de tu oficina se tratara.

Ropa para cada situación

Utiliza ropa para trabajar, péinate y arréglate la cara, independientemente de que utilices o no maquillaje. Verte bien y preparado/a para trabajar te ayudará a entrar en materia con más conciencia. Una vez que termines tus horas de trabajo, cámbiate y opta por un conjunto deportivo o recógete el pelo en el típico moño si te apetece. Pero es importante que distingas entre tu tiempo de trabajo y tu tiempo personal. Por ello, olvídate de trabajar con zapatillas de estar por casa o medio en pijama. Para cada actividad, su ropa adecuada. Esta pauta, aunque básica, ayuda mucho a asimilar cuándo estamos en nuestro momento de obligaciones y cuándo estamos disfrutando del tiempo libre.

Fuera redes sociales

A no ser que tu trabajo gire en torno a las redes sociales, dudamos mucho de que te pases el tiempo en la oficina revisándolas durante tu jornada laboral frente al jefe/a. En casa necesitas encontrar la concentración y la productividad de la misma manera, aunque no haya nadie controlando. Seguro que ser responsable y obtener unos buenos resultados durante la cuarentena, hará que los superiores (si los tienes) tengan una opinión positiva sobre ti y cuenten contigo en momentos que requieran una mayor responsabilidad. ¿La buena noticia? Tienes el resto del día para utilizar tu tiempo en libre en aquello que consideres, incluido revisar tus redes sociales. De hecho, lo disfrutarás más así, que estando todo el día con el móvil encima.

Límites también en el ordenador

Si utilizas el ordenador durante el día, más allá del tiempo de trabajo, es más probable que en tu tiempo personal acabes entrando a aquella carpeta a revisar informes o aproveches para resolver ese conflicto que en tu tiempo de trabajo no se solucionó. Para evitar que el trabajo eclipse tu tiempo, crea carpetas que eviten que, al entrar en el ordenador, la cuestión laboral sea lo primero que aparece en el escritorio. Intenta que acceder al lugar de trabajo virtual, requiera un esfuerzo que no estés dispuesto/a a asumir cada vez que te conectas. Esto te permitirá trastear tu ordenador sin necesidad de que las obligaciones te absorban.

Crea una rutina en tu tiempo libre

Si te pones un horario con actividades que cumplir en tu tiempo libre (ejercicio, cocinar, meditación, cuidados de belleza…), estarás empleando ese tiempo a cosas útiles que te mantendrán ocupado/a y evitarán que estés dando vueltas a temas de trabajo. Es la hora del entrenamiento, por lo que puedes sentarte a trabajar. Es la hora de hacer esa receta fit que has descubierto, no es momento de hacer informes. ¿Entiendes? Esto no solo te ayudará a establecer límites, sino que enriquecerá tu día enormemente y te irás a dormir con la sensación de haberlo aprovechado al máximo, no solo en productividad profesional, sino también en la personal.

Entorno familiar

Por último es necesario que tu familia, si es que estás pasando la cuarentena en compañía, aprenda también a comprender que estás trabajando aunque estés en casa. Por lo tanto, ellos también tendrán que respetar ese espacio y evitar interrumpirte durante la jornada. Estar en casa puede crear la ilusión de estar disponible para cualquier cosa y no es así. Por ello, no te enfades ni te estreses si no lo entienden de primeras. Explícales con calma que necesitas sacar adelante tus obligaciones y para ello no puedes estar atendiendo cualquier petición en tus horas de trabajo. Para eso, está el tiempo restante que te permitirá pasar tiempo de calidad en familia y tiempo contigo mismo/a.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE