Tips para empezar a ir al gimnasio y no tirar la toalla

Cualquier momento es adecuado para empezar a ir al gimnasio y mejorar la forma física. Y es que hacer ejercicio es fundamental para sentirse bien por dentro y por fuera. Si lo has intentado varias veces sin éxito y te has propuesto hacerlo de nuevo, te contamos algunos tips para que esta vez, sea la definitiva. ¡No hay excusas!

Emprender un cambio de vida y una rutina deportiva es fácil. Seguro que, en más de una ocasión, lo has hecho. Sin embargo, lo que resulta más difícil, es cumplir y tener la constancia, disciplina y motivación suficiente para seguir adelante sin rendirse. Te damos algunos consejos para que ese proceso de adaptación sea más llevadero hasta convertirse en un hábito imprescindible.

Tips para empezar a ir al gimnasio

La distancia importa

Si tienes la opción de buscar un gimnasio cerca de casa o del trabajo, hazlo. En nuestro impulso por hacer deporte, creemos que no nos costará ir donde haga falta. Sin embargo, la realidad es distinta. Tras la jornada laboral, o el cansancio por los quehaceres cotidianos, agradeceremos disponer del gimnasio próximo. Así que, si existe esa opción, no dudes en buscar un gimnasio cerca o uno bien comunicado si vas en transporte público.

Plan de acción

Apuntarse a un gimnasio y después planificarse, no es una opción. Plantéate con antelación cómo va a ser tu rutina una vez incluyas la parte deportiva. Empezar a ir al gimnasio ya requiere su tiempo de adaptación, como para encima tener que buscar hueco si no lo hay. Analiza las posibilidades, créate un horario y una vez lo veas claro, aventúrate a ello. Es posible que una vez que intentes planificarte, veas que no tendrás tanto tiempo como el que crees y quizá te convenga otro tipo de actividad deportiva más pautada. Recuerda que esta vez es la definitiva y lo que quieres es poder convertirlo en un verdadero hábito. Anticípate a la falta de tiempo y crea tu plan de acción.

Créetelo

El gimnasio está lleno de personas con circunstancias particulares y diferentes entre sí. Tú tienes tus propios objetivos. Analízalos y siéntete integrada en el contexto deportivo. El gimnasio no es solo para expertos en musculación. Todo el mundo tiene cabida, cada uno con sus capacidades y destrezas. Ve con mentalidad de aprendizaje, pero con seguridad. No siempre vas a ser el nuevo en el gym.

Prepara el material

Sentirnos seguros y bien cuando practicamos deporte es más importante de lo que parece. Si nos gusta lo que vemos, llevamos el outfit adecuado y nos sentimos parte del entorno, seremos más eficientes. Empezar a ir al gimnasio supone empezar a trabajar con fuerza, pero eso no es incompatible con sentirnos bien con nosotros mismos. Así que prepara tus prendas más cómodas, péinate con comodidad y gusto, y observa tu evolución.

Pregunta siempre

No te sientas mal por no saber hacer algo, sino por no preguntar. Estas invirtiendo tu tiempo y tu dinero en integrar el deporte en tu vida. Qué menos que sentirte libre de preguntar todo lo que no sabes para aclarar tus dudas. El personal del gimnasio está ahí para apoyarte en el camino y proporcionarte toda la información que necesites.

Ábrete a la socialización

Tomarte enserio la rutina no está reñido con disfrutar, pasarlo bien y ampliar el círculo social. Por ello, sé responsable con la rutina pero intenta asumir una actitud abierta. A veces sentimos que no somos capaces de integrarnos y, sin embargo, tampoco hacemos nada por conseguirlo. Ahora que ya tienes los tips básicos, empieza a buscar gimnasio y ¡conviértete en tu mejor versión!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE