Hábitos para mejorar la circulación sanguínea

Hay personas que aseguran cumplir con un estilo de vida saludable y, sin embargo, no saben que están llevando una vida sedentaria. Pasar muchas horas sentados trabajando o de pie, puede ocasionar consecuencias negativas para el organismo como es, por ejemplo, una mala circulación sanguínea. Hoy te hablamos de ciertos hábitos que pueden ayudarte a mejorar la circulación sanguínea y a evitar síntomas asociados.

Nada tiene que ver con ser una persona activa y saludable. Si tu trabajo implica pasar muchas horas en la misma postura, ya sea de pie o sentado, podrías experimentar síntomas propios del sedentarismo. Por ello, conviene que analices tu rutina y evalúes si te mueves lo suficiente en compensación con el tiempo de parón. Si no es así, descubre los siguientes hábitos para mejorar la circulación sanguínea y experimentar un gran aumento del bienestar. Observarás que resultan muy sencillos, reportan beneficios positivos a todos los niveles y puedes realizarlos en cualquier momento. ¿Vamos a ello? ¡Toma nota!

Hábitos para mejorar la circulación sanguínea

Una mala circulación sanguínea puede manifestarse mediante multitud de síntomas. Algunos de los más frecuentes son la pesadez de piernas, hinchazón y fatiga muscular, aparición de varices o sensación de picos u hormigueo, entre otros. Además de una vida sedentaria, malos hábitos como el tabaco, el alcohol, una alimentación insuficiente a nivel nutricional, la falta de descanso de calidad o el estrés, puede derivar en una mala circulación sanguínea.

¿Cómo mejorar la circulación sanguínea?

Camina más y más

Lo primero que debes entender, es que el cuerpo necesita movimiento y estar parado todo el día es antinatural. Ya sea por tu trabajo o por otras causas, si sabes que vas a estar en la misma posición varias horas, compensa con movimiento el resto del tiempo. No te conformes con reservar un momento del día a hacer ejercicio, ¡que también! Además, muévete siempre que tengas ocasión. Ve andando al trabajo, a comprar o a hacer tus recados. Para cada media hora en tu jornada y camina, estira, alárgate o, aunque sea, cambia de posición el cuerpo. Una vida activa es posible aunque tengas una rutina de oficina. ¿Cómo? Empleando el resto del tiempo a moverte, en todas sus formas y variantes.

Flexión de tobillos

Aunque tengas que estar de pie o sentado, hay un ejercicio que puedes hacer con facilidad y es realizar flexiones de tobillo. Flexiona y alarga varias veces, seguro que notas cómo repercute en tus piernas y estimulas la circulación sanguínea. La pesadez de piernas es uno de los síntomas más frecuentes y puede aliviarse con ejercicios de movilidad. Otra opción, es apoyar los pies en el suelo y elevar los talones hasta quedar de puntillas, vuelve a la posición inicial y repite varias veces (puedes hacerlo tanto de pie como sentado).

Nadar es una actividad muy completa

Si tienes la oportunidad de practicar natación, debes saber que la natación es una disciplina muy completa que te aporta grandes beneficios a nivel general. Implica la movilidad de todo el cuerpo y trabaja la musculatura al completo. Es excelente para mejorar la circulación sanguínea y ofrece una gran sensación posterior de bienestar. En el agua puedes liberar toda la tensión de tu cuerpo y flotar, permitiendo la relajación total de la musculatura.

Otros hábitos interesantes para mejorar la circulación sanguínea

  • Atrévete con las duchas de contrastes
  • Masajea tu cuerpo y en especial tus piernas a diario
  • Túmbate boca arriba junto a una pared y apoya las piernas en ella manteniendo los pies elevados
  • Mejora tu alimentación, hidrátate y asegúrate una correcta rutina del sueño
  • Realiza estiramientos todos los días
  • No fumes y elimina el consumo de bebidas con alcohol
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE