Variantes de peso muerto, ¡intégralas en tu rutina!

Hoy vamos a hablarte de uno de los ejercicios estrella por sus grandes beneficios. Aunque resulta muy positivo para potenciar nuestro entrenamiento y lograr los objetivos deseados, es importantísimo contar con una técnica correcta para evitar que pueda ocasionarnos alguna dolencia o lesión. ¿Ya eres todo un experto en la materia? Prueba con las siguientes variantes de peso muerto y ponte a prueba. Nada mejor que innovar en el entrenamiento para evitar caer en la monotonía. Dale variedad a tu rutina y lograrás llevarla al siguiente nivel. ¡Toma nota!

Conocer algunas variantes de peso muerto resulta superadecuado para darle variedad a nuestro entrenamiento y trabajar de una manera más profunda y completa. Y es que este ejercicio tiene tantos beneficios que sería una locura no introducirlo en nuestro entrenamiento, siempre y cuando no esté contraindicado en tus circunstancias particulares. Algunos de sus beneficios más destacables son:

  • Favorece la pérdida de grasa.
  • Trabaja la musculatura de una manera muy completa, especialmente la zona lumbar, glúteos y piernas.
  • Mejora la postura corporal.
  • Trabaja el core, dotando de fuerza y potencia a nuestro núcleo corporal y permitiéndonos desarrollar una mayor estabilidad.
  • Aumenta la resistencia favoreciendo nuestro sistema cardiovascular y respiratorio.

Variantes del peso muerto

Vamos con una serie de variantes del peso muerto de la mano de @raquel.vikikateam con las que trabajaremos toda la cadena posterior: espalda completa, isquiosurales, glúteos…, además de potenciar la fuerza de agarre.

CONVENCIONAL: posición de salida desde abajo, arrancando el peso del suelo para volver a descender. Se trata de un esfuerzo concéntrico, donde acercamos la carga al cuerpo.

SUMO: variante del convencional, posicionando los pies en rotación externa y separados más allá de la anchura de hombros. Por su patrón de movimiento algo más complejo, no debe confundirse con la sentadilla sumo.

RUMANO: El movimiento arranca desde arriba, iniciándose la bajada hasta tocar el suelo para, después, volver a subir de forma explosiva. Se trata de un esfuerzo excéntrico: alejamos la carga del cuerpo.

Ahora que ya conoces estas variantes del peso muerto, no dudes en incorporarlas en tu entrenamiento. Eso sí, recuerda la importancia de la correcta activación y técnica no solo para la adecuada ejecución del ejercicio y sus consecuentes resultados, sino para evitar daños. En este y en todos los ejercicios, aumentar la dificultad y el peso de forma progresiva es fundamental. Paso a paso se llega muy lejos. ¡Sin excusas!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE