fbpx

Son diversas las razones por las que podemos sentir las piernas cansadas al finalizar el día. Mejorar algunos aspectos e incluir ciertos ejercicios en nuestra rutina, mejorará los síntomas. Si a menudo tienes sensación de hinchazón en las piernas, realiza los siguientes ejercicios y experimenta así un gran alivio.

Ya sea por motivos derivados de una mala circulación, por la falta de actividad física o una alimentación incorrecta, los síntomas de las piernas cansadas son bastante molestos. Otras causas como permanecer de pie durante horas, o en cualquier otra postura, también podrían ocasionar malestar. Durante el embarazo, o tras un largo viaje, es frecuente sentir la necesidad de estirar las piernas y realizar algunos movimientos que las liberen.

3 Ejercicios para piernas cansadas

1.De pie separa ligeramente las piernas y alarga la espalda. Deja los brazos caer junto al cuerpo. A continuación eleva los talones manteniéndote de puntillas y apóyalos de nuevo en el suelo. Realiza 10 repeticiones y descansa.

2.Siéntate en el suelo con la espalda alargada y las piernas estiradas hacia delante. Sepáralas ligeramente. Puedes utilizar las manos de apoyo colocándolas tras la espalda en el suelo. A continuación, realiza movimientos circulares con ambos pies hacia un lado y hacia el otro (10 repeticiones a cada lado). Intenta no flexionar las rodillas y estirar al máximo el empeine.

3.En posición de tumbado boca arriba, intenta disminuir dentro de lo posible la curvatura lumbar y alarga los brazos junto al cuerpo. A continuación flexiona ambas rodillas y mantén las piernas elevadas formando un ángulo de noventa grados en rodillas y en caderas. Esta es la posición inicial. Ahora estira las rodillas alargando las piernas hacia el techo y vuelve de nuevo a la posición inicial. Repite diez veces con calma, vuelve a la posición de tumbado y descansa.

Otras formas de aliviar las piernas cansadas

Una excelente idea para concluir la jornada y aliviar la sensación de pesadez en las piernas, es realizar un masaje empleando una pelota de tenis o, por ejemplo, una botella de agua. Siéntate en el suelo y pon el objeto bajo las piernas, realizando movimientos para que este ejerza presión sobre las mismas. Si utilizas una botella de agua congelada, puedes ponerla bajo la planta de los pies y rodarla para que el frío alivie el malestar. Asimismo, mantener las piernas elevadas, es el remedio más básico y efectivo en estos casos. Consulta más Consejos para aliviar las piernas cansadas.

 

 

Usamos cookies propias y de terceros con el fin de ofrecerte una experiencia de mejor calidad. Por favor, revisa nuestra política de cookies y acepta su uso para disfrutar de una experiencia completa. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar