fbpx

La aparición de ojeras y bolsas en los ojos es un hecho al que muchas personas se enfrentan en el día a día. Aunque hay numerosos tratamientos y productos específicos para combatirlas, no debemos subestimar el poder de los remedios naturales. Y es que tenemos a nuestro alcance grandes opciones eficaces, sin efectos secundarios, con las que obtener resultados increíbles. Reducir las ojeras es posible, si sabes cómo. ¡Toma nota!

Hay varias causas que podrían ocasionar la aparición de ojeras y bolsas en los ojos. Las ojeras son esas marcas oscuras que aparecen bajo los ojos y que nos dotan de un aspecto apagado, cansado y, en ocasiones, poco saludable. Algunas de las causas que podrían promover su aparición son:

  • El estrés
  • Un ritmo de vida frenético
  • El cansancio o el insomnio
  • Una mala alimentación
  • Factores hereditarios
  • El tabaco
  • Época de mayor desgaste físico o intelectual

Remedios caseros para reducir las ojeras

Aceite de almendras dulces

El aceite de almendras dulces es un excelente producto para multitud de necesidades. Como producto orientado a mejorar nuestro aspecto es inmejorable, ya que tiene muchas aplicaciones con una gran efectividad. Resulta muy hidratante y su suave aroma aporta calma y relajación. Si el objetivo es reducir las ojeras, bastará con aplicar unas gotitas en el dedo corazón y aplicar dando suaves toquecitos desde el lagrimal hacia fuera. Utilízalo de la misma manera que empleas un contorno de ojos habitual y déjalo que penetre y cumpla su función.

Rodajas de pepino

Seguro que ya conoces este truco y es que es uno de los más extendidos popularmente. Pues bien, debes saber que su eficacia es 100% real. Guarda un pepino en la nevera durante un tiempo suficiente y cuando esté frío corta dos rodajas de un centímetro de grosor aproximadamente. Ponlos sobre los ojos con el rostro limpio y seco y déjalo actuar un tiempo. Este alimento tiene una gran composición de agua y resulta muy hidratante, por lo que mejorará el aspecto de tu mirada, rejuveneciéndola y aportando luminosidad.

Té verde

Hierve dos bolsitas de té verde. Pasado el tiempo necesario, extráelas y déjalas en la nevera hasta que se enfríen. A continuación colócalas sobre los ojos con la piel limpia y seca y déjalos actuar durante 10/15 minutos. El té verde tiene grandes propiedades para la salud y supone una gran concentración de antioxidantes. Repite esta rutina dos veces al día durante una semana y observa el resultado.

Usamos cookies propias y de terceros con el fin de ofrecerte una experiencia de mejor calidad. Por favor, revisa nuestra política de cookies y acepta su uso para disfrutar de una experiencia completa. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar