fbpx

En un momento de evolución y cambio constante, siguen apareciendo diversidad de patologías propias del mundo moderno. Así, muchas personas padecen dolencias que podrían provocar mayores consecuencias de las aparentes. ¿Conoces el síndrome del oficinista? ¡Te contamos de qué se trata!

Si hay algo fundamental para lograr un estilo de vida saludable, es mantenerse activo y en funcionamiento. No obstante, en ocasiones se dificulta a causa del trabajo y otras obligaciones necesarias del día a día. Pasar muchas horas sentados tiene grandes consecuencias negativas en nuestra salud. Si te sientes identificado, tal vez podrías estar expuesto a sufrir el síndrome del oficinista.

Muchas veces no tenemos alternativa y debemos adaptarnos a un trabajo que nos convierte en personas sedentarias. Sin embargo, siempre hay cosas que podemos hacer para favorecer nuestro estilo de vida. Las decisiones inteligentes pueden marcar un antes y un después en nuestro bienestar. Si crees que podrías padecer el síndrome del oficinista, presta atención.

¿Qué es el síndrome del oficinista y cuáles son sus  síntomas?

Quizá creas que se trata de una patología inventada en los últimos tiempos. Sin embargo, la OMS (Organización Mundial de la Salud) la reconoce desde 1982, definiéndola como un fenómeno que presenta síntomas tales como “sequedad e irritación en las mucosas, dolor de cabeza, fatiga mental e hipersensibilidad inespecíficas”.

Síntomas del síndrome del oficinista

  • Dolores de espalda
  • Molestias en cuello y hombros
  • Irritación y sequedad en los ojos
  • Alergias
  • Problemas gastrointestinales
  • Molestias vasculares
  • Dificultad en la respiración
  • Estrés

¿Cómo aliviar los síntomas del síndrome del oficinista?

La gravedad de este problema es mucho mayor de la que puede parecer. Y es que sus consecuencias pueden ser motivos de incapacidad en muchos casos. Para mejorar la situación y favorecer las horas sentados, podemos prestar atención a ciertos aspectos.

  • Crea un entorno lo más confortable posible. Intenta, dentro de lo posible, disponer de una buena silla y materiales de calidad. Asimismo, adecua la pantalla del ordenador en función de tu altura y mantente a una distancia prudencial. El objetivo es que te sientas en la mayor comodidad durante la jornada.
  • Es muy importante promover la actividad y movilizar el cuerpo cada cierto tiempo. Aprovecha para ir al baño, beber agua o estirarte. Pasarte ocho horas en la misma postura, no es una opción.
  • Baraja la posibilidad de adquirir unas gafas que te protejan de la luz de las pantallas. Si notas sequedad ocular, utiliza gotas hidratantes habitualmente.
  • Aliméntate correctamente e hidrátate lo suficiente. Llevar una alimentación saludable es imprescindible. Si unes sedentarismo con unos malos hábitos alimenticios, las consecuencias pueden ser realmente graves.
  • Practicar actividades que subsanen las consecuencias del síndrome del oficinista es fundamental. Descubre los Beneficios de practicar pilates.

Usamos cookies propias y de terceros con el fin de ofrecerte una experiencia de mejor calidad. Por favor, revisa nuestra política de cookies y acepta su uso para disfrutar de una experiencia completa. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar