fbpx

Hay muchos factores que podrían dificultar el camino hacia nuestros objetivos. Y es que hay condicionantes con los que no contamos y, una vez nos ponemos a ello, aparecen y se convierten en verdaderos obstáculos. Ser nuevo en el gimnasio, cuando nunca has entrenado antes, puede ser un tema bastante delicado para muchos.

Todos los comienzos son difíciles y esto es aplicable a cualquier ámbito de nuestra vida. A la hora de entrenar también ocurre y más aún si nunca has tenido una rutina deportiva que te permita desenvolverte con soltura. Si te sientes identificado, ¡que no cunda el pánico! Todos hemos sido nuevos y nos hemos sentido perdidos en alguna ocasión.

Ser nuevo en el gimnasio, ¿cuál es el problema?

Por fin has decidido mejorar tu estilo de vida para empezar a ver cambios reales, tanto a nivel físico como mental. Te has atrevido a empezar una rutina de entrenamiento y has acondicionado tu armario para estar preparado y cómodo en tu nueva vida. No has dejado ni un solo detalle y la motivación te invade. Es entonces cuando llegas a la sala y saltan las alarmas. ¿Por dónde empiezo? ¿Dónde dejo mis cosas? ¿Estaré ejecutando bien los ejercicios? ¿Dónde está el material?

Seguridad ante todo

Asume que ser nuevo en el gimnasio, conlleva pasar algún que otro apuro. Nada que no pueda solucionarse con una buena dosis de seguridad y humor. ¿Tienes dudas? Pregúntalas por básicas que parezcan. Te aseguramos que el personal de sala está más que acostumbrado a resolver todo tipo de cuestiones y te comprenderán y ayudarán en todo momento.

Socialízate

Ser nuevo en el gimnasio te obligará, en más de una ocasión, a hacer preguntas y comentarios. Puede que no sepas si una máquina está ocupada o si molestas a alguien por poner la esterilla en ese lugar. No te quedes sin hacer tus ejercicios por miedo a estorbar al resto. Vale que algunas personas entrenando pueden llegar a imponer y parecer inaccesibles. Pero créenos, seguro que están encantados de orientarte si lo necesitas. Tarde o temprano tendrás que romper el hielo.

Habla con el personal de sala

Es lógico que si acabas de empezar, no tengas mucha idea de cómo preparar una rutina de ejercicios. De hecho, lo raro es que sepas hacerlo si no has estado antes en contacto con este mundo. Así que deja de perder el tiempo merodeando por el gimnasio como si te hubieras perdido y solicita una tabla para un entrenamiento seguro y eficaz. Asimismo, confirma que estás realizando los ejercicios correctamente, que el movimiento es el adecuado, que el peso es el idóneo… Basta con decirte a ti mismo que ya has dado el paso y has roto las barreras. Ahora hazlo bien, hazlo efectivo, deshazte de la vergüenza.

Siempre desde el respeto

Ser capaz de preguntar, compartir experiencias y solicitar ayuda, no quiere decir que tengas que estar en el gimnasio como si fuera una fiesta. Las personas que realmente van a sacar el máximo rendimiento a su entrenamiento, necesitan un ambiente adecuado. Por ello, intenta no utilizar un tono de voz elevado, pregunta si crees que podrías interrumpir los ejercicios de otra persona y sé cuidadoso con el material. Ser nuevo en el gimnasio no durará para siempre y te aseguramos que cuando menos te lo esperes te sentirás como pez en el agua. ¡Hora de entrenar!

Usamos cookies propias y de terceros con el fin de ofrecerte una experiencia de mejor calidad. Por favor, revisa nuestra política de cookies y acepta su uso para disfrutar de una experiencia completa. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar