fbpx

Pasadas las fiestas navideñas y recuperada la rutina, toca volver a la vida activa y centrarse en los nuevos objetivos. Si has aprovechado este tiempo para tomar un descanso del entrenamiento, es el momento de volver con fuerza.  Asimismo, si te acabas de iniciar en un estilo de vida más saludable, tal vez deberías tomar nota para superar las agujetas y que estas no te quiten las ganas de volver al gimnasio.

Tanto si has retomado la actividad deportiva como si te has iniciado en ella, es probable que las agujetas aparezcan después de un tiempo de baja intensidad en el entrenamiento. El ejercicio físico tiene grandes e importantes beneficios para la salud. Sin embargo, en ocasiones, podemos llegar a dudarlo. Y es que si alguna vez has sentido esas intensas molestias tras una sesión de entrenamiento intenso, habrás comprobado que el esfuerzo a veces duele.

¿Cómo superar las agujetas rápidamente?

Retomar la actividad progresivamente

Para evitar que las agujetas aparezcan de forma excesiva, es importante retomar la actividad con calma tras un tiempo sin entrenar. Hay que ser realistas y comedidos con las exigencias que le hacemos a nuestro cuerpo. Si la vuelta al entrenamiento es repentina y te sobre esfuerzas, es probable que al día siguiente no te puedas mover y tu estado de ánimo se vea afectado. Paso a paso, poco a poco y directos a la meta.

Ante las agujetas…

Una vez que han aparecido las primeras agujetas, hay que dejar que la musculatura se recupere. Para ello, no es necesario reposo absoluto ni mucho menos. No obstante, retoma el ejercicio de una forma cómoda que te aporte movilidad sin llegar a exigirte demasiado. Esto quiere decir que no es necesario que te quedes en el sofá, pero tampoco que lo des todo ignorando las señales de tu cuerpo.

Calentamiento imprescindible

Siempre solemos advertirte de la importancia del calentamiento y el tema de las agujetas es uno de los tantos motivos que hay. Tras el entrenamiento, calienta y devuelve la calma a tu cuerpo permitiendo su descanso, alargamiento y recuperación. De esta manera estarás reduciendo la posibilidad de sufrir unas molestias que lleguen a resultar incapacitantes.

Otros consejos para aliviar las agujetas

  • Toma un baño relajante de agua caliente
  • Aplica pomadas antiinflamatorias si el dolor es intenso
  • Duchas de contrastes cuando el dolor es fuerte orientando el agua fría hacia la zona más afectada
  • Hidrátate y aliméntate correctamente

Usamos cookies propias y de terceros con el fin de ofrecerte una experiencia de mejor calidad. Por favor, revisa nuestra política de cookies y acepta su uso para disfrutar de una experiencia completa. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar