fbpx

El cuerpo humano necesita movimiento y, de hecho, está preparado y “diseñado” para la actividad. Pasar muchas horas sentados en la misma posición no es natural y nos obliga a llevar a cabo un esfuerzo por conseguirlo de la mejor manera posible. No obstante, es frecuente la aparición de ciertas consecuencias, como la pérdida de la flexibilidad muscular. Realizar estiramientos desde la silla de la oficina no es solo una excelente idea, sino que resulta fundamental para combatir los síntomas del sedentarismo y reducir el riesgo de sufrir problemas mayores. ¿Te animas a probar?

Es frecuente observar cómo personas que trabajan sentadas durante mucho tiempo se retuercen en la silla o experimentan dolencias en las distintas regiones de la columna. Es habitual el dolor cervical y el lumbar cuando pasamos horas trabajando sentados. Por ello, moverse cada media hora, aproximadamente, y estirar nos ayudará a reducir las molestias y a evitar que nuestro cuerpo sufra. Hoy te hablamos de algunos estiramientos muy efectivos para realizar desde la silla de la oficina. Estos no son aptos únicamente si estás trabajando desde casa, también en la oficina debes cumplir con ellos. Adiós a la vergüenza por estirar en público, ¡hola a la salud!

Estiramientos desde la silla de la oficina

  1. Desde la posición de sentado con ambos pies en el suelo, alarga la columna, lleva la barbilla hacia el pecho y aguanta unos segundos. Sigue redondeando vértebra a vértebra dirigiendo la mirada hacia el ombligo. A continuación deja caer los brazos por fuera de ambas piernas y baja por completo tu espalda redondeada, sin ejercer ningún tipo de resistencia, llevando la frente hacia las rodillas. Aguanta en esa postura y deshaz el camino. Repite tres veces.
  2. De nuevo en posición de sentado con ambos pies en el suelo y una flexión de rodillas de noventa grados, vamos a realizar torsiones espinales a ambos lados. Para ello, gira tu cuerpo hacia el lado derecho en intenta coger el respaldo de la silla con ambas manos, llevando la mirada atrás. Es muy importante que las caderas miren hacia el frente y no se giren cuando realices la torsión. Aguanta unos segundos y cambia de lado. Realiza tres torsiones a derecha y otras tres a izquierda de forma alterna.
  3. Desde la misma posición de sentado, lleva el brazo derecho hacia arriba y pásalo por detrás de la cabeza, flexionando el codo y apoyando la mano entre las escápulas. Al mismo tiempo, baja el brazo izquierdo y llévalo por detrás de la espalda, flexionando el codo e intentando coger los dedos de la mano derecha. Aguanta en esta postura, con la mirada al frente unos segundos, y cambia de lado. Si no llegas a cogerte ambas manos, intenta aproximarlas todo lo que puedas. Realiza tres repeticiones a cada lado.

Usamos cookies propias y de terceros con el fin de ofrecerte una experiencia de mejor calidad. Por favor, revisa nuestra política de cookies y acepta su uso para disfrutar de una experiencia completa. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar