Modifica estos hábitos y di adiós al estrés

Vikika Team

El estrés de manera puntual por un hecho en concreto no repercute negativamente en nuestra salud y bienestar. No obstante, cuando este se convierte en un estado permanente pasando a formar parte de nuestra vida, estamos ante un problema. Y es que son diversas, y en distintas intensidades, las consecuencias negativas que nuestro cuerpo y mente pueden experimentar a causa de la tensión. Hoy queremos ayudarte a sentirte mejor, ¿cómo? Cambia estos hábitos y di adiós al estrés o, al menos, experimenta una notoria reducción del mismo. ¡Es una prioridad que prestes atención a este hecho!

Experimentar momentos puntuales de estrés es normal e incluso positivo. Y es que se trata de una respuesta que nos hace reaccionar en ciertas circunstancias como, por ejemplo, cuando estamos ante un peligro. Sin embargo, cuando este se vuelve permanente y pasa a ser una carga en nuestra vida, la cosa se complica. Son muchos los síntomas tanto físicos como mentales y emocionales que podemos sufrir cuando el estrés se prolonga en el tiempo. Falta de ánimo, tensión, dolencias físicas y mentales, cansancio, sensación de incapacidad para enfrentar los retos, insomnio, sistema inmune debilitado o mayor riesgo de depresión, son algunos de ellos. Esto disminuye drásticamente la calidad de vida y, además de afectar a la salud, puede repercutir en la manera de enfrentar los días, las relaciones o los propios quehaceres cotidianos. Es por ello, entre otros aspectos, que es importante encontrar la manera de decir adiós al estrés o, al menos, reducirlo hasta retomar el control de nuestra vida.

Cambio de hábitos para decir adiós al estrés

Desconecta de la tecnología

En la actualidad vivimos conectados a través de las redes sociales las 24 horas del día. Es un hecho que en los últimos años esta herramienta ha pasado a formar parte de nuestras vidas, tanto, que nos resulta complicado recordar cómo era la normalidad sin ellas. No obstante, y pese a sus grandes beneficios, conviene tomar distancia de vez en cuando para conectar con nosotros mismos. Hay ciertos comportamientos derivados de las mismas que pueden afectarnos de manera silenciosa pero profunda. Las comparaciones, cuando no son constructivas, son odiosas. Pensar que otros están más felices, viajan más, tienen más proyectos… puede generarnos una gran frustración y alimentar el estrés. Aprende a ser consciente de ello y toma distancia cuando lo necesites. Notarás una mayor tranquilidad y liberación.

Sé consciente del momento presente

Uno de los motivos por los que se genera el estrés y la ansiedad es la anticipación. Nos angustiamos pensando en lo que ocurrirá y en las “terribles” consecuencias que se darán si no logramos solucionar ciertos problemas. La mayoría de las veces, puesto que no somos adivinos, no se dan esas catástrofes que imaginamos. Cuando te sientas desbordado/a, sitúate en el momento presente y olvídate del futuro. Trabaja por conseguirlo. Solo así podrás trazar planes de acción y solucionar los conflictos que se presentan con una mayor efectividad. Toma aire, aprende a respirar correctamente e intenta actuar desde la calma, el buen humor y la relatividad de los problemas.

No subestimes el poder de la risa

Cuando nos encontramos en un momento de estrés, lo último en lo que pensamos es en dejarlo todo empantanado e irnos por ahí a divertirnos. No obstante, conviene tener en cuenta este aspecto más de lo que crees. ¡La risa es sanadora! Dejar de lado las relaciones sociales y centrarnos en las preocupaciones continuamente alimenta el estrés y no deja lugar para la alegría y la calma. Aprende a decir basta, reúnete con las personas que más te quieren y a las que más quieres y, simplemente, déjate llevar. Es probable que después de este encuentro seas más productivo/a y puedas encontrar las soluciones ante ti. Decir adiós al estrés es complicado, pero reducirlo pasa por dar pequeños pasitos hacia un estilo de vida saludable que nos permita estar satisfechos y en paz. Alimentación, descanso, deporte frecuente, cuidados personales, tiempo para nosotros, ocio… No son caprichos, sino necesidades para lograr un buen estado de salud en todos los sentidos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE