Durante el tiempo que ha durado la dieta he tenido alti-bajos, días de mal humor y ganas de llorar algún domingo por la tarde en esos que te comerías una ballena cargada de chocolate… Pero se trata de tener claros tus objetivos, beber mucha agua y ponerte una película o serie que te guste mucho. (Al menos a mí me funciona). También me ayudaba mucho pesarme algunas mañanas, probarme ropa, mirarme al espejo y ver lo bien que iba evolucionando. Lo estaba logrando!! Pero lo que más me motivaba de todo, era ver que lo estaba cumpliendo a rajatabla siendo fiel a mí misma. Ahí te das cuenta de que eres capaz de conseguir todo aquello que te propongas. Más que nunca me siento realmente identificada con el lema de Vikika: “#quiérete”

Y lo mejor de todo, estoy MUY agradecida de haber contado con un equipo tan grande. Un trato inmejorable y propuestas de platos y combinaciones buenísimas comiendo casi casi de todo. Enterrando mitos que hacían que en mis anteriores dietas no obtuviera buenos resultados. Les estaré eternamente agradecida. Sin duda os lo recomiendo a todos aquellos que queráis sentiros mejor con vosotros mismos”.