¿Cómo prevenir el dolor en las articulaciones?

El dolor en las articulaciones puede aparecer por diversas causas que convendría examinar de forma personalizada. Sin embargo, existen una serie de hábitos que contribuyen al cuidado de las mismas. Estos promueven una óptima salud del sistema musculoesquelético y evitan la aparición de molestias. ¡No dejes pasar este importante aspecto! Lleva a cabo una serie de hábitos que te cuiden y prevengan futuras patologías y dolencias. ¡Te lo contamos!

Cuidar y atender el estado de nuestras articulaciones es fundamental, ya que estas permiten la movilidad de los huesos en las distintas partes del cuerpo. Experimentar dolor en las mismas es frecuente y afecta a hombres y mujeres por igual. Una persona que lo padece, puede sentirlo en una única articulación, o en varias de ellas, y hacerlo en diferentes intensidades. Este hecho afecta en gran medida al normal desempeño de las actividades cotidianas, dificultando el movimiento e, incluso, llegando a imposibilitarlo.

Aunque el origen del dolor no tiene por qué estar ubicado en la misma articulación, se manifiesta en forma de punzada, dolor agudo y localizado, inflamación, pinchazo o rigidez. Sea como sea, disminuye la calidad de vida y prestarle atención a tiempo puede reducir notablemente los riesgos de su aparición. Hay diferentes vías para tratar las molestias: fisioterapia, medicación específica, inmovilidad de la zona, contrastes de temperaturas o, incluso, la cirugía. Es recomendable que si has empezado a padecer dolor en las articulaciones, consultes con un especialista que pueda darte las pautas necesarias a la mayor brevedad. No lo dejes pasar, ni mucho menos te fuerces. Los dolores articulares no siempre se van con reposo, sin embargo, evitarás dañarte mientras obtienes un tratamiento a tu medida.

Consejos para prevenir el dolor en las articulaciones

Alimentación de calidad

  • En primer lugar, prevenir el dolor en las articulaciones no siempre es posible. Y es que en muchas ocasiones su origen no nos permite anticiparnos y preverlo. Sin embargo, un estilo de vida saludable que incluya una alimentación equilibrada y completa, así como la práctica regular de ejercicio físico, contribuirá al buen estado de las mismas.
  • La alimentación es una parte fundamental de nuestra salud y calidad de vida y sorprende lo mucho que repercute en la aparición de molestias o enfermedades. Por ello, sin duda, alimentarse correctamente es el primer factor relevante para el buen estado de las articulaciones.
  • Asegúrate unos niveles óptimos de calcio para fortalecer los huesos, y de proteínas, para el mantenimiento de los músculos.

Ejercicio físico regular

  • Realizar ejercicio de forma habitual, es otro pilar fundamental para el buen estado de las articulaciones y los músculos. La actividad que realices debe adecuarse a tus circunstancias personales y evitar que estas sean de alto impacto favorecerá el buen estado de las mismas.
  • Es imprescindible calentar previamente a la práctica deportiva así como dedicar tiempo a los estiramientos posteriores. ¡No te la juegues!
  • La natación es una práctica ideal para las personas propensas a estas patologías, ya que no requiere ningún tipo de impacto, moviliza las articulaciones y trabaja la musculatura de forma general y profunda. La natación sirve también como rehabilitación de muchas dolencias.

Otros hábitos imprescindibles

  • Mantener el peso ideal (este varía en función de cada persona) resta trabajo a las articulaciones inferiores, que deben soportar la carga de todo el cuerpo. Por ello, más allá de cuestiones estéticas, disfrutar de una vida activa y hacer ejercicio, te ayudará a mantenerte en tu peso adecuado y a cuidar la salud de tus articulaciones.
  • Hábitos que perjudiquen tu salud como la ingesta de bebidas con alcohol o el tabaco, deben quedar totalmente desterradas de tu día a día. Estos no forman parte de un estilo de vida saludable y entorpece por completo tu desarrollo y evolución.
  • El descanso nocturno, en la rutina de entrenamiento y en el ámbito laboral, entre otros, es imprescindible. Asegúrate un sueño reparador y permítete tiempo de desconexión.
  • Consulta siempre con un especialista que pueda recomendarte algún tipo de complementos si fuera necesario.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE