fbpx

En estos días de cuarentena es muy probable que tu manicura esté pidiendo a gritos atención. Sin embargo, quedarte en casa prima por encima de cualquier otra necesidad y has entendido que esta es tu misión para combatir juntos al Coronavirus. Por ello, hoy te damos unos sencillos trucos para quitar el esmalte permanente en casa y mimar tus uñas desde ya.

Si eras de esas personas que solía llevar la manicura perfecta, asidua a los salones de belleza, estarás dándole a vueltas a qué hacer con ese esmalte que cada vez está más falto de atención. Es lógico que en estos momentos deberás ser tú quien solucione el conflicto. Por ello, hoy te contamos cómo quitar el esmalte permanente en casa. ¡Toma nota!

¿Cómo quitar el esmalte permanente en casa?

  1. Para empezar, debes saber que el esmalte permanente no se quita arrancándolo, ni mordiéndolo ni rascándolo. Es importante que cuides tus uñas y realices la rutina paso a paso, con paciencia y tranquilidad.
  2. En primer lugar, lima suavemente la superficie del esmalte y elimina la capa de brillo. Debes llevar mucho cuidado de no limar tu uña natural. Este paso sirve para preparar el esmalte y hacer más efectiva la retirada del mismo.
  3. Separa diez trocitos de algodón y corta otros diez trozos de papel de aluminio y déjalos preparados para poder cogerlos con facilidad.
  4. Empapa los trocitos de algodón con acetona pura y ve colocándolos uña a uña y envolviendo cada una de estas con papel de aluminio. Para evitar dañar la piel, ya que la acetona es un producto fuerte, puedes poner aceite alrededor de la uña que sirva de repelente a la acetona.
  5. Una vez hayas cubierto todas las uñas con algodón y papel de aluminio, espera 15 minutos y no seas impaciente por retirar el envoltorio. Transcurrido este tiempo, quita uno y cuando hayas retirado el esmalte del todo, pasa al siguiente. De lo contrario, si quitas todos a la vez, el aire podría volver a endurecer el producto.
  6. ¿Cómo saber si la acetona ha hecho el efecto deseado? Porque observarás que el esmalte está prácticamente separado de la uña, sin necesidad de rascar o arrancarlo. Si vieras que todavía no está lo suficientemente reblandecido, vuelve a empapar un trocito de algodón, cúbrelo con papel de aluminio y espera 5 minutos más.
  7. Si el esmalte se retira con facilidad, pero hay algún trozo que se resiste un poco, utiliza un palo de naranjo para empujar.
  8. Es probable que tras aplicar la acetona, las uñas hayan quedado muy resecas. Aplica algún producto hidratante, como aceite de oliva o de coco, y déjalo actuar todo el tiempo que puedas.

Usamos cookies propias y de terceros con el fin de ofrecerte una experiencia de mejor calidad. Por favor, revisa nuestra política de cookies y acepta su uso para disfrutar de una experiencia completa. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar