Tips para reducir el tiempo con el móvil

reducir el tiempo con el móvil

Con el paso del tiempo, el teléfono móvil se ha convertido en una herramienta indispensable en el día a día. Entretiene, informa, es un medio de trabajo, ayuda a llegar a cualquier lugar sin demasiado esfuerzo, nos mantiene conectados las 24 horas del día y, por si fuera poco, sirve de ventana al mundo para mostrar lo que queremos transmitir y mostrar de nosotros mismos. Aunque presenta muchas ventajas, hay una línea muy fina que puede dar pie a una adicción, en mayor o menor medida, nada favorable. Hoy te hablamos de algunos tips para reducir el tiempo con el móvil y sacar más provecho a tu rutina diaria.

Seguro que en más de una ocasión te ha dado un vuelco el corazón cuando no encontrabas tu teléfono móvil palpando tus bolsillos y rebuscando en el bolso. ¡Sería una catástrofe perderlo! Pasados unos segundos lo localizas y, entonces, experimentas esa placentera sensación de tranquilidad. No es de extrañar que esto ocurra si tenemos en cuenta que el móvil nos acompaña a todas partes y nos facilita mucho las cosas, tanto en el ámbito más profesional como en el personal. Sin embargo, conviene tener mucho cuidado con no rebasar el límite que separa la comodidad de la necesidad más extrema. Asimismo, más vale distinguir cuándo el teléfono móvil es realmente imprescindible para desarrollar una tarea y cuándo es una cuestión de dependencia.

Si crees que puedes estar desarrollando un comportamiento indeseado en este contexto y te has propuesto reducir el tiempo con el móvil, te damos algunos consejos que pueden ayudarte a conseguirlo. Te recomendamos que lo hagas, porque hay un mundo lleno de sensaciones, experiencias y belleza que puedes apreciar y disfrutar si dejas de lado las pantallas y te centras en alimentar tus sentidos.

Tips para reducir el tiempo con el móvil

Apaga las notificaciones

Estás desempeñando cualquier tarea con mucha concentración y te llega una notificación. Coges el móvil, le echas un vistazo y aunque no es nada importante, ya lo tienes en las manos y decides revisar tus redes sociales o llenar el carrito en alguna de tus tiendas favoritas. Sin darte cuenta, ha pasado más tiempo del que debería, te has desconcentrado de tu tarea y ahora tienes que darte prisa para cumplir con éxito tus horarios. Seguro que esto te suena y con total probabilidad no te ocurre solo una vez al día, sino varias. Si muchas personas ya presentan dificultad para concentrarse por diferentes causas, sumarle la intención de hacerlo cuando el móvil notifica a cada movimiento… misión casi imposible. Desconecta aquellas alertas que no sean importantes y activa únicamente las que requieran verdaderamente tu atención.

Revisa cuánto tiempo dedicas a tus aplicaciones

Ahora es más fácil que nunca revisar cuánto tiempo pasamos con el móvil, así como el que destinamos a cada una de nuestras aplicaciones. Si no lo has mirado nunca, te recomendamos que lo hagas porque posiblemente te lleves una sorpresa y te cueste creer que realmente dedicas tanto tiempo en tu día a día a este aparato. Hay quienes piensan que no tienen tiempo para hacer todo lo que quieren hacer a lo largo del día: entrenar, cocinar con conciencia, activarse, arreglarse, dedicar un buen rato a la compra o sus cuidados, incluso a sus seres queridos. Sin embargo, es posible hallarlo si de verdad hay un intento por optimizar los horarios y sacar partido a cada nuevo día.

Trata de ponerte un horario

Es muy importante, si crees que te cuesta dosificar el tiempo que pasas con el móvil, marcar una rutina y cumplirla a rajatabla. Decide cuánto tiempo pasarás con el teléfono al cabo del día y márcate un horario. Si lo necesitas para trabajar, utilízalo solo para dicho fin. Márcate dos momentos al día concretos para utilizarlo como entretenimiento y revisar tus redes sociales. Además, calcula el tiempo de exposición. Por ejemplo, después de comer y a media tarde, podrás coger el teléfono durante diez minutos. No más. Y hazlo. Notarás un gran incremento de tu productividad, concentración y efectividad. Lograrás disponer de mucho más tiempo para cosas que creías no poder realizar.

Déjalo lejos de tu cama

Con el fin de mejorar tu descanso y reducir el tiempo con el móvil, es importante que lo dejes alejado de ti una hora antes de acostarte, como mínimo. Además, guárdalo durante la noche en una habitación distinta al dormitorio. De este modo no lo cogerás ni te restará tiempo de sueño. Cuando te despiertes por la mañana (con una alarma externa al teléfono) evitarás que tu primer gesto sea cogerlo y revisarlo a primera hora. Desperézate, dúchate, prepara el desayuno y, después, recupera tu teléfono. Observarás cómo poco a poco vas acostumbrándote y descubriendo otros hábitos que te ayudan a conocerte mejor, a redescubrir tu entorno y a dedicarte a lo verdaderamente importante. ¡Todo ventajas!

Te recomendamos:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE