Cómo aliviar el dolor de pies tras llevar tacones

Hoy en día es muy habitual que muchas personas se alcen tras unos buenos tacones y los lleven puestos durante toda la jornada. Esto podría ocasionar algunas molestias tanto en la espalda, como en los pies. Por ello, conocer algunos recursos para aliviar el dolor, podría resultar de utilidad. ¡Te los contamos!

Todos sabemos que unos tacones de vértigo estilizan la figura y suelen ser la guinda del outfit perfecto. Sin embargo, llevarlos durante muchas horas puede tener ciertas consecuencias. Si durante la semana te gusta combinar las zapatillas deportivas con unos altos tacones, aprende cómo evitar que tu cuerpo se vea afectado.

Cuando llevamos tacones, nuestro peso recae sobre las puntas de los pies y el cuerpo se ve obligado a cambiar la postura buscando la compensación. Tanto las pies como la espalda, especialmente la zona lumbar, pueden verse afectados. Si sabes de lo que te hablamos, presta atención a algunos estiramientos y remedios para que llevar tacones sea mucho más llevadero.

Alivia el dolor de pies tras llevar tacones

Seguro que en más de una ocasión, has creído ver el cielo cuando te has quitado los tacones y has pisado el suelo con los pies descalzos. En ese momento, tenemos la necesidad de recolocarnos y de dejar que estos recobren la normalidad. Y es que intentar que el calzado sea lo más cómodo posible es fundamental.

  1. Siéntate sobre una esterilla con las piernas juntas y alargadas hacia delante. A continuación flexiona la rodilla derecha y, ayudándote con las manos, moviliza los tobillos y empuja los dedos de los pies hacia arriba (posición de flex) y hacia abajo, estirando los empeines. Repite varias veces y cambia de pie.
  2. De nuevo alarga las piernas hacia delante. Pasa la pierna derecha sobre la izquierda e intenta coger la punta de los pies ejerciendo presión hacia ti. De esta manera estirarás los gemelos que, posiblemente, se hayan visto afectados también por las horas sobre tacones. Cambia de pierna y repite.
  3. Masajea con las manos las plantas de los pies prestando especial atención en el metatarso, esa zona donde recae el peso del cuerpo cuando llevamos tacones. Realiza presión también sobre el talón y observa tus necesidades para devolverle a tu cuerpo la sensación de bienestar.
  4. Ponte en posición de cuclillas elevando los talones y sintiendo cómo se alarga la musculatura de los pies. Quizá al principio te resulta molesto. Escucha tu cuerpo y ve movilizando hasta que desaparezca la sensación de dolor.
  5. Siéntate en una silla y masajea la planta de los pies haciendo rodar una botella de agua. Para desinflamar puedes utilizar una que esté fresquita. Otra opción es usar como complemento una pelota de tenis o de tamaño similar.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE