Consejos básicos para empezar a correr

Nunca es tarde para iniciarse en el mundo del running. Basta con proponérselo y lanzarse a la carrera. No obstante, conviene tener en cuenta algunos aspectos para que te sientas bien y puedas evolucionar progresivamente. Descubre los siguientes consejos para empezar a correr de la manera más saludable y efectiva. ¡Sigue leyendo!

Como ocurre con cualquier cosa que emprendamos, los comienzos requieren de cierta paciencia y adaptación. Por ello, es muy importante que vayas poco a poco y observes las sensaciones de tu cuerpo tras la marcha. Si eres una persona experimentada en el ámbito deportivo, seguro que sabes escuchar tu cuerpo y construir un plan a tu medida. No obstante, si eres principiante y has decidido mejorar tu estilo de vida, presta atención a algunos consejos. Te resultarán muy útiles para empezar a correr con más conocimientos y algunas directrices para una rutina efectiva.

Empezar a correr, aspectos importantes

Atención a la superficie

Antes de empezar a correr, deberás decidir la superficie que más te conviene. En carretera, sentirás una marcha cómoda y te resultará sencillo alcanzar una mayor velocidad. No obstante, se trata de un terreno duro que puede hacer sufrir a tus articulaciones por el impacto que genera. En montaña, tierra o bosque podrás sentir más amortiguación en la zancada, por lo que las articulaciones no se ven tan perjudicadas. Sin embargo, debes tener cuidado ya que hay más probabilidad de torceduras o caídas, debido a la irregularidad del terreno. En la playa ejerces un mayor trabajo a nivel muscular que, si no estás acostumbrado, podría ocasionar cierta sobrecarga. Si te has decantado por la cinta del gimnasio, observarás una mayor facilidad ya que ayuda a avanzar. ¡Eso sí! Resultará una carrera más monótona que en el exterior.

Buscar el ritmo adecuado

La motivación del principiante, puede empujarte a correr a un ritmo superior al aconsejable. Piensa que el cuerpo debe adaptarse a la actividad y para ello es necesario que le des tiempo. De lo contrario, es probable que no puedas mantener el ritmo durante la sesión. Puede ser que no te encuentres bien tras la carrera, ocasionando rechazo a probar de nuevo o, incluso, aumenta el riesgo de lesionarte. Empieza suave y ve experimentando la evolución de una forma progresiva y constante. Si sufres flato, algo muy común en esta actividad, baja el ritmo o sustituye la carrera por andar hasta que se pase la molestia y puedas retomar la actividad.

El descanso es imprescindible

Sentirse ilusionado y motivado es genial a la hora de emprender un nuevo reto. No obstante, es fundamental tomárselo con calma. El descanso es imprescindible para que tu cuerpo pueda asimilar las nuevas demandas y adaptarse al ejercicio, que le afecta tanto a nivel cardiovascular como muscular. De lo contrario, podría no responderte como esperas. Te aseguramos que si tienes paciencia, y te ejercitas con conciencia y escuchando a tu cuerpo, lograrás el éxito esperado.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE