¿Cómo encontrar mi actividad física ideal?

En muchos casos, ocurre que tenemos la voluntad de practicar ejercicio y mejorar nuestro estilo de vida. Sin embargo, parecemos sentirnos desmotivados en el gimnasio y no disfrutamos de lo que hacemos. Descubre algunas ideas para encontrar tu actividad física ideal y no desistir en el intento.

Si en varias ocasiones has decidido iniciarte en el mundo deportivo, pero no encuentras esa actividad que de verdad te guste y que disfrutes, que no decaiga el ánimo. Hay muchas alternativas y seguro que darás con la tuya. Es solo cuestión de tiempo que descubras tu actividad física ideal y te preguntes cómo has podido estar tanto tiempo sin practicarla.

Lo primero que debes hacer, es no desanimarte si no has logrado cumplir con el hábito de ir al gimnasio o ir durante un mes seguido a tus clases de pilates. No todas las actividades son para todo el mundo y, por suerte, vivimos un momento en el que hay tantas opciones como gustos y circunstancias. Presta atención y céntrate en el objetivo de dar con tu actividad física ideal. No te llevará demasiado tiempo si te dispones a hacerlo de verdad.

Dinos qué buscas y te diremos tu actividad física ideal

Para los que buscan tonificar y calmar la mente

Que algunas actividades promuevan la relajación, no significa que no tengan otros beneficios a nivel físico. El método pilates y las rutinas de yoga, no solo sintonizan cuerpo y mente, sino que tonifican la musculatura, aportan resistencia muscular y articular y mejoran la flexibilidad, coordinación y equilibrio. Un cuerpo esculpido, trabajado y en forma, es posible con una buena rutina de pilates o yoga. Complementar esto con caminatas y una vida activa, es ideal y podría ser lo que estás buscando.

Para los más guerreros

¿Qué nos dices de probar en la, ya tan extendida, práctica del CrossFit? Se trata de un entrenamiento funcional que trabaja el cuerpo desde distintos planos. Mejorarás la resistencia física, aprenderás la correcta técnica para ejecutar movimientos del día a día y te socializarás en un ambiente de competición y compañerismo. Aunque de primeras pueda parecer agresivo, es importante que des con el lugar y los preparadores que miren por tu salud y por enseñarte de una manera orgánica. Créenos, no hay límites y es posible adaptar el ejercicio a tus circunstancias. Otras actividades como el boxeo o entrenamientos de HIIT, pueden ser lo que buscas. Atrévete a intentarlo.

Para los amantes de la naturaleza

Únete a grupos en tu ciudad, o crea el tuyo propio, y sal a correr por la naturaleza. Si no te va eso de correr, puedes disfrutar de largas caminatas o de una ruta de senderismo por nuevos escenarios que te atraigan. Reservar un día cada fin de semana para caminar con energía por la naturaleza podría aportarte el enganche que necesitas para mantenerte activo. La natación, el surf o salir a pedalear con la bicicleta, son otras alternativas para los que adoran el aire libre.

Para los más bailones

Practicar zumba o cualquier estilo de baile, es muy beneficioso, no solo a nivel físico sino mental. Despójate de inseguridades y vergüenzas y ve a mover el cuerpo sin límites. Estas actividades favorecen la tonificación muscular, la pérdida de peso y la liberación de estrés y tensión. Si tu espinita es no haber practicado ballet, hoy en día hay clases para adultos en cualquier centro y permiten una iniciación más tardía sin complejos ni tópicos. Así que, ¡adelante! Si prefieres algo con un toque más deportivo y cañero, se ha popularizado en los últimos tiempos la práctica del Ballet Fit. Busca un centro cercano que lo imparta y, ¡anímate a probar!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE