Pilates para embarazadas, ¿una buena opción?

Realizar ejercicio físico durante el embarazo tiene grandes beneficios para la salud de la futura madre y su bebé. Sin embargo, hay una serie de actividades que resultan más recomendables o propicias para este momento. Descubre los beneficios del pilates para embarazadas y si te encuentras en este momento, anímate a llevar una vida activa.

En primer lugar, debes saber que es muy importante mantenerse activa durante el embarazo. Siempre que tu estado lo permita, y el médico no diga lo contrario, practicar ejercicio es muy saludable y también tiene grandes aportaciones positivas para los meses de gestación.

Pilates para embarazadas

Una de las actividades que, con más frecuencia, se practican durante el embarazo es el pilates. Y es que este tiene grandes beneficios que favorecerán tu cuerpo y te acompañaran en la evolución del mismo. Conforme tu cuerpo va cambiando, el pilates ayuda a readaptar ciertos aspectos para que la transformación que experimentas sea muy llevadera y orgánica. Y es que algunos de los puntos de atención de esta práctica, son la conciencia corporal, la liberación de tensión, la respiración y el fortalecimiento de la musculatura más profunda.

Beneficios de practicar pilates para embarazadas

Si has practicado pilates de forma habitual, puedes continuar con ello en cualquier momento del embarazo, ya que se adapta a cada caso en función del trimestre en el que se encuentra la gestante. Sin embargo, es frecuente que las futuras madres se inicien en la práctica a partir del segundo trimestre, especialmente si nunca lo han hecho antes. En este momento el cuerpo empieza a cambiar de una manera más visible y es genial contar con el apoyo de la práctica para ir acompañando dicha transformación.

Beneficios del pilates para embarazadas

  • Mejora la circulación sanguínea y alivia la sensación de pesadez en las piernas
  • Fortalece el suelo pélvico, lo cual ayuda a tener un parto natural más rápido y reducir las dificultades que puedan surgir
  • Fortalece el abdomen y evita la excesiva inclinación pélvica que puede derivar en molestias en distintos planos
  • Favorece la postura corporal, y reduce así el desarrollo de patologías y molestias de espalda, especialmente en la zona lumbar
  • Incrementa la resistencia pulmonar
  • Aporta una mayor conciencia del propio cuerpo durante el embarazo y esta continúa tras el parto, de manera que permite una mayor y más rápida recuperación
  • Fortalece la musculatura del cuerpo y lo prepara físicamente para el momento del parto, mejorando la fuerza expulsiva
  • Favorece el sistema cardiovascular
  • Mejora la capacidad respiratoria, que se va viendo reducida conforme el feto va creciendo
  • Ayuda a lograr un estado de calma y relajación y favorece el posterior descanso
  • Aporta energía para afrontar esta bonita etapa con fuerza
  • Propicia una pronta recuperación tras el parto
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE