3 Posturas de yoga que debes conocer

Nos encontramos en un momento del año en el que el espíritu navideño invita a la calma y al bienestar. No obstante, salvo momentos puntuales, la mayoría vamos de un lado para otro, viviendo a un ritmo frenético y haciendo malabares con los relojes. Trabajo, niños, regalos, compras, decoración, preparativos… ¡Detente! Respira y descubre 3 posturas de yoga imprescindibles que debes conocer.

El yoga es una actividad cada vez más popular por los grandes beneficios que aporta. Y es que una de las mayores ventajas, es que puede practicarse en cualquier momento y lugar. Supone un alto en la rutina para devolver paz y equilibrio al cuerpo y a la mente. Hoy te hablamos de 3 sencillas posturas de yoga que puedes realizar en cualquier momento y adquirir así todos sus beneficios.

3 Posturas de yoga para cualquier momento y lugar

El niño o balasana

Se trata de una de las mejores posturas para relajarse, descansar y recuperar el equilibrio cuerpo-mente. Siéntate sobre los talones y deja caer el torso hacia delante por completo. Lleva los brazos hacia atrás y abre ligeramente las rodillas. Siente cómo se alarga la musculatura de la espalda (ideal para la zona lumbar) y se libera la tensión física y mental. Siente la relajación con cada respiración. Aguanta en torno a diez respiraciones y deshaz la postura lentamente.

El árbol o vrkasana

Ideal para despojarse de preocupaciones y pensamientos negativos. Esta postura requiere una gran concentración para lograr mantener el equilibrio. Es ideal para desconectar y encontrar la paz interior. De pie, flexiona una de tus rodillas, acariciando la pierna de base con la planta del pie contraria. Llévalo a la altura de la rodilla de soporte. Al mismo tiempo, eleva los brazos en posición de oración sobre la cabeza con los codos ligeramente flexionados. Trabaja la estabilidad, fortalece la musculatura, cuida las articulaciones y favorece el correcto funcionamiento del organismo.

El bailarín o natarajasana

Esta es una postura de un nivel más avanzado. Para realizarla, es imprescindible una buena capacidad de equilibrio, así como una óptima flexibilidad. Desde posición de pie, flexionamos una de las rodillas y llevamos talón a glúteo. Dejamos el peso caer hacia delante y llevamos los brazos por detrás de la cabeza para buscar el pie y llevarlo hacia arriba. Crecemos y nos estiramos todo lo que podamos. Si todavía no estás en este nivel, realiza la postura cogiendo el pie con una sola mano por el lateral, sin llevar brazo sobre la cabeza, y alárgate. Poco a poco lo conseguirás.

Descubre el Material imprescindible para tu sesión de yoga

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE