Tips para unas uñas fuertes y sanas

Unas uñas débiles y quebradizas tienen solución si adoptas una serie de hábitos saludables que mejoren su estado. Recuerda que unas manos bonitas son una auténtica carta de presentación y hablan mucho de nosotros. Para lograr unas uñas fuertes y sanas, te damos algunos tips que no fallan. ¿Te interesa? Pues, ¡sigue leyendo!

En la actualidad, la preocupación por unas uñas bonitas ha crecido hasta convertirse en una auténtica revolución. Continuamente vemos que arreglarlas forma parte de la rutina imprescindible de muchas personas. No obstante, debes saber que abusar de ciertos productos o técnicas puede debilitarlas y hacer que se rompan con más facilidad.

Tips para unas uñas fuertes y sanas

Aliméntate correctamente

Unas uñas débiles y quebradizas suelen evidenciar una falta de nutrientes en el organismo. Por ello, asegúrate de estar alimentándote de una forma completa. Una dieta variada y rica en minerales (hierro, calcio y zinc) y vitaminas (grupo B y A), te ayudará a que estas adquieran una mayor fuerza y resistencia. Alimentos como los cereales, frutos secos, pescado, variedad de verduras o levadura de cerveza, favorecerán la salud de tus uñas.

Hidratación suficiente

Beber abundante agua durante el día es imprescindible para gozar de una óptima salud. Nuestro organismo necesita una buena hidratación para poder funcionar correctamente. Por ello, si crees que no bebes lo suficiente, presta mucha atención a este aspecto y notarás cómo el aspecto de tus uñas, de tu piel o de tu cabello mejora radicalmente.

Protección diaria

Nuestras manos están continuamente expuestas a factores externos como el sol, el frío o componentes químicos, entre otros. Por ello, mantenerlas protegidas, ayudará a que tus uñas estén en buen estado. Utiliza guantes cuando emplees productos de limpieza, revisa la composición de los jabones que utilizas y aplica crema solar a diario. En invierno no dudes en ponerte guantes y evita que se expongan a los posibles efectos negativos del clima.

Déjalas respirar

Sabemos que a todo el mundo le encantaría tener unas uñas de revista veinticuatro horas al día, los siete días de la semana. No obstante, abusar de esmaltes o acrílicos, las estropea y debilita progresivamente. Por ello, utilices la técnica que utilices para tu manicura, deja que tus uñas respiren habitualmente y recuperen su fuerza y buen estado. De lo contrario, llegará un punto en que no tendrás más remedio que darles un tiempo y recuperarlas resultará tarea más complicada.

Corta y lima

Córtalas y/o límalas de forma habitual. Generalmente se aconseja limarlas para que no se escamen y estropeen. Si las tienes muy largas y quieres dejarlas más cortitas, puedes cortarlas primero con tijera y limarlas posteriormente. De esta manera, quedan uniformes y evitas que se enganchen con la ropa y se desgarren. Asimismo, presta atención a tus cutículas de vez en cuando y a las pielecitas que las envuelven.

Aplica aceites

La hidratación de las uñas es muy importante para nutrirlas. Un remedio casero que funciona, y muy bien, es sumergirlas en aceite de oliva por las noches antes de acostarse. Este las deja hidratadas y luminosas. Si, además, añades unas gotas de aceite de ricino, notarás cómo se vuelven más duras y resistentes y crecen más rápidamente. ¿Tus uñas han adquirido un tono amarillento? Blanquéalas aplicando unas gotitas de limón.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE