fbpx

Por muy fuerte que estés, y por muy esculpido que tengas el abdomen, sin agilidad y coordinación no vas a ninguna parte. Y es que lo primordial es estar preparados para afrontar el día a día con comodidad y resultando los más funcionales posible. Lograr que no haya nada que se nos resista es el objetivo y la coordinación tiene un gran protagonismo en este contexto.

Hay muchas personas para las cuales levantar más peso y sudar al máximo la camiseta simbolizan los progresos que están logrando. Y nadie dice que no debas luchar por aumentar tu fuerza y dejarte la piel entrenando. Sin embargo, hay otros aspectos más silenciosos que son evidencia de tu estado de forma física. La estabilidad, el equilibrio, la flexibilidad o la coordinación, forman parte de un buen físico, ágil y preparado verdaderamente para la acción.

Ejercicios para mejorar la coordinación

Ejercicio 1

Tira una pelota de tenis con la mano derecha y haz que rebote en la pared. Recógela con la mano izquierda y cambia de lado. Aumenta la intensidad incluyendo una sentadilla cada vez que lances la pelota. Comprobarás que resulta más complicado de lo que a priori pueda parecer. Siempre puedes seguir aumentando la dificultad para notar cómo mejoras progresivamente. Una buena idea, es colocarte de pie sobre una base inestable.

Ejercicio 2

Colócate en cuadrupedia y alarga el brazo derecho hacia delante. La mirada está orientada al suelo. Al mismo tiempo que elevas brazo, eleva también la pierna contraria. Aguanta unos segundos y cambia. Si resulta muy sencillo para ti, puedes hacerlo de pie. Además de trabajar la coordinación, estarás chequeando tu equilibrio. Recuerda llevar tu tronco hacia delante, en paralelo al suelo, cada vez que extiendas brazo y pierna. ¿Lo ves muy fácil? ¡Prueba y tal vez te sorprendas!

Ejercicio 3

Ponte frente a una pared y lanza un balón haciéndolo rebotar. En lugar de recibirlo de forma estática, acompáñalo en el movimiento y recíbelo en sentadilla. Puedes incluir un balón con peso para fortalecer al tiempo que entrenas tu coordinación.

Ejercicio 4

No hay mayor prueba de coordinación que el salto a la comba y sus distintas variaciones. Salto clásico, sobre una pierna, abriendo y cerrando piernas, cruzado, cambiando el sentido y la dirección… Conviértete en un experto y demuestra el control sobre la coordinación de tu cuerpo.

Ejercicio 5

Prueba con los clásicos Jumping Jacks y ponte a prueba. De pie con los brazos alargados hacia arriba, salta abriendo y cerrando piernas al tiempo que abres y cierras brazos. ¿La dificultad? Cuando las piernas se abren, los brazos se cierran y viceversa. Enseguida cogerás el truquillo aunque, ¡nos gustaría verte empezar!

Usamos cookies propias y de terceros con el fin de ofrecerte una experiencia de mejor calidad. Por favor, revisa nuestra política de cookies y acepta su uso para disfrutar de una experiencia completa. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar