fbpx

La limpieza facial es un paso imprescindible dentro de nuestra rutina diaria de belleza. Y es que de la eficacia de la misma, dependerá la salud y apariencia de nuestra piel. Es por este motivo, que debemos prestar atención a este aspecto sin pasarlo por alto ni subestimar su importancia. Descubre algunos errores que podrías estar cometiendo y luce una piel radiante.

En muchas ocasiones nos dejamos llevar por la pereza, o la falta de tiempo, y restamos importancia a una buena limpieza en profundidad. Hay algunos aspectos que podrían estar haciendo de nuestra limpieza facial una pérdida de tiempo. Y es que en función de nuestra piel, deberemos seguir unas pautas, así como utilizar ciertos productos en concreto.

Errores que podrías estar cometiendo en tu limpieza facial

El agua solo no es suficiente

Muchas personas creen que lavar el rostro, solo con agua, es suficiente para que la piel se mantenga limpia. Es cierto que hay multitud de productos que pueden resultar agresivos para tu piel. No obstante, una correcta limpieza facial, pasa por utilizar complementos ya sean en gel, espuma u otras alternativas. Debes recurrir a aquellas opciones que sean las adecuadas en tu caso personal, así como elegir las que contengan una mayor proporción de ingredientes naturales.

Toallitas desmaquillantes

Sabemos que esta es la opción más rápida y cómoda. Y es que llegar de trabajar, de una cena o de cualquier evento, y dedicarnos de lleno a limpiar nuestro rostro resulta bastante pesado. Es por eso que recurrimos al uso de toallitas y, de paso, dejamos en nuestro rostro restos de maquillaje y suciedad. Si utilizas este recurso, debes saber que es una buena opción de forma puntual. Sin embargo, solo limpian de forma parcial y no van bien a todo tipo de pieles. Dedícale más tiempo a este paso y tu piel lo agradecerá.

Temperatura del agua

Así como cuando nos duchamos, es conveniente que el agua no tienda a una temperatura excesivamente elevada. Esta podría irritar nuestra piel y dañarla, especialmente si es sensible. Por otro lado, el agua fría resulta menos efectiva a la hora de retirar impurezas. Por ello, basta con utilizar agua templada en nuestra limpieza facial.

Limpieza facial mañana y noche

Es recomendable que limpies tu rostro dos veces al día, mañana y noche. Irse a dormir sin una limpieza facial previa no es una opción. Durante la noche, la piel se regenera a nivel celular y es recomendable que esté bien limpia. Asimismo, y al contrario de lo que solemos pensar, por la mañana también conviene deshacerse de los restos de grasa y suciedad que se puede acumular mientras dormimos.

 

Usamos cookies propias y de terceros con el fin de ofrecerte una experiencia de mejor calidad. Por favor, revisa nuestra política de cookies y acepta su uso para disfrutar de una experiencia completa. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar