fbpx

Vivimos en una sociedad que corre a toda prisa de un lado para otro. El estrés y la ansiedad son parte de la rutina de un elevado porcentaje de personas. Y es que cumplir con todas nuestras obligaciones y, además, hacerlo con una sonrisa, no es tarea fácil. Si has escuchado lo positivo que es empezar a meditar, te contamos algunas ideas que te ayudarán a no tirar la toalla en el primer intento.

Seguro que si te imaginas meditando, te visualizas en la posición del loto, cantando algún mantra y dejando pasar las horas. Sin embargo, debes romper con esas ideas que no te permiten dar el primer paso. Tienes que saber que hay muchas formas de hacerlo en función del tiempo, la experiencia o el lugar, entre otros aspectos. Descubre algunas ideas que podrían suponer el impulso que necesitas para empezar a meditar.

Ideas para empezar a meditar y no tirar la toalla

En cualquier momento y lugar

Es fundamental que entiendas que la meditación se puede llevar a cabo en cualquier momento y lugar. Para ello, solo tienes que detenerte y dejar a un lado tus tareas. Cierra los ojos y empieza por centrarte en tu respiración. A penas unos minutos bastarán para que las sensaciones en tu cuerpo y mente empiecen a cambiar.

No esperes la perfección en el primer intento

Si estás realmente interesado en empezar a meditar, no te agobies si observas que te cuesta dejar la mente en blanco. No debes forzarte, se trata de todo lo contrario: fluir. Puedes empezar poniendo el foco de atención en tu respiración, en un sonido ambiente o, incluso, visualizar cómo tus pensamientos aparecen y se esfuman de tu mente, dejando paso a otros nuevos. Tal vez en tu primer intento, no estés más de un minuto o dos y no puedas centrarte. Eso no es fracasar. Poco a poco irás mejorando. Aprender a meditar requiere tiempo de práctica.

Atiende a tus sensaciones

Esta es una idea muy buena para aquellos que empiezan a meditar y se siente algo inquietos. Quieres dejar la mente en blanco y, de pronto, sientes un picor, oyes un ruido y un tic nervioso que te lo impide. Respira profundamente y ve revisando tu cuerpo poco a poco. Observa cómo te sientes y sé consciente de ello. Esto te puede ayudar a dejar de divagar y evitará una mente dispersa.

Conviértelo en un ritual

El hecho de que puedas hacerlo en cualquier momento y lugar, no quiere decir que no puedas encontrar tus momentos de paz, sin prisa. Si crees que tienes más tiempo para dedicarte a la meditación, busca un lugar cómodo, en el que te sientas a gusto. Puedes encender una vela o buscar una imagen con la que sientas conexión. Ponte ropa cómoda y déjate llevar. Una vez sientas los beneficios, no podrás pasar por alto estos momentos de quietud.

Trabaja la paciencia y no te rindas

La meditación tiene verdaderos beneficios para nuestra salud física y mental. Esta puede suponer la salida a una forma diferente de ver la vida. Date el tiempo necesario para aprender a sentir la calma y el bienestar que empezar a meditar puede proporcionarte.

Usamos cookies propias y de terceros con el fin de ofrecerte una experiencia de mejor calidad. Por favor, revisa nuestra política de cookies y acepta su uso para disfrutar de una experiencia completa. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar