fbpx

En el camino por mejorar el estilo de vida y lograr una dieta más equilibrada y saludable, nos encontramos con numerosas trampas. Una de ellas, es la dificultad para distinguir si lo que se siente es hambre o ansiedad por comer. Aunque ambas sensaciones son muy similares, hay maneras de diferenciarlas para, de esta forma, prevenir los atracones innecesarios.

Aunque resultan muy sutiles, hay varias señales que ayudan a distinguir las sensaciones de hambre y ansiedad. Conocerlas, nos ayuda a llevar a cabo una alimentación consciente, conocer nuestro cuerpo y controlar esos impulsos que no resultan para nada beneficiosos. Comemos para alimentar nuestro cuerpo y mantenernos enérgicos y sanos. Las ingestas por ansiedad no entran dentro de nuestro estilo de vida y, además, conviene encontrar el origen para hacerlas desaparecer.

¿Hambre o ansiedad? Aprende a distinguirlo

Saber escuchar a nuestro cuerpo y entender cuándo nos pide alimento o, por el contrario, es una cuestión de ansiedad es fundamental. En primer lugar, hay que reflexionar acerca de si las sensaciones de ansiedad son algo frecuente y constante en nuestra vida. Si es así, conviene prestar atención a este asunto para encontrar el origen y poder superarlo cuanto antes. Si vemos que tenemos episodios circunstanciales, en momentos de más estrés o tensión, conviene identificarla para controlarla.

Identificar la ansiedad

La ansiedad, en cuestión de alimentación, se distingue del hambre porque aparece de una forma repentina y con la necesidad de saciarla al momento. Además, es poco habitual que en ese momento el cuerpo nos pida verduras y otros alimentos saludables. Digamos que se experimenta como la sensación de necesitar llenar un vacío de forma inmediata y con alimentos poco recomendables, ultraprocesados y azucarados. Algunas personas lo experimentan a la hora de acostarse, aunque puede aparecer en cualquier momento.

Cuando se trata de hambre, no necesitamos ingerir alimento con inmediatez, podemos aguantar y sentir cómo va aumentando progresivamente. Además, no es necesario optar por alimentos altamente calóricos para sentirnos saciados y con las necesidades cubiertas.

Hambre o ansiedad, ¿cómo controlarlo?

Ahora que ya sabes distinguir si se trata de hambre o ansiedad, hay varias formas de controlar la situación.

  • No te saltes comidas
  • Toma agua o una infusión si sientes ansiedad por comer
  • Trata de respirar profundamente y relajarte
  • Enfoca la atención en otros temas y no cedas
  • En caso de no poder evitar la ingesta, opta por opciones saludables
  • Mastica lentamente en las comidas y ve notando cómo tu cuerpo se sacia
  • Toma infusiones relajantes
  • Asegúrate de descansar bien a diario
  • Sal a caminar o practica cualquier otra actividad
  • Aprende a meditar y controla tus impulsos

Usamos cookies propias y de terceros con el fin de ofrecerte una experiencia de mejor calidad. Por favor, revisa nuestra política de cookies y acepta su uso para disfrutar de una experiencia completa. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar