¿Qué debe contener tu entrenamiento para ser efectivo?

Hay multitud de personas que se machacan a entrenar y, posteriormente, no observan unos resultados a la altura del esfuerzo que realizan. Esto puede hacer que la motivación disminuya llegando, incluso, a tirar la toalla. Descubre qué debe contener tu entrenamiento para ser efectivo y da un giro a tu rutina deportiva.

Muchas veces nos frustramos porque los resultados no llegan tan rápido como esperamos. Pensamos que estamos haciéndolo todo bien y, en cambio, seguimos estancados. El problema es que, en ocasiones, centramos la atención en el lugar equivocado y esto dificulta nuestra evolución. Es cuestión de horas que estrenemos un nuevo año lleno de propósitos. Seguro que alguno de los más habituales es construir una rutina de entrenamiento efectiva y definitiva que promueva un estilo de vida saludable. Si es tu caso, haz las cosas bien y recuerda qué debe contener tu entrenamiento para ser efectivo. ¡Toma nota!

Entrenamiento efectivo resumido en 3 claves

Diversión

Olvídate de que tu entrenamiento sea todo lo efectivo que deseas, si cumplir con él te supone una simple obligación más en tu día. Muchas veces tendrás que realizar un gran esfuerzo para cumplir con él. Sin embargo, debe aportarte diversión y despertar tus ganas y entusiasmo. Bastantes deberes tendrás ya a lo largo del día, como para que la parte deportiva suponga un sobre esfuerzo excesivo. Si te lo pasas bien, vences la pereza inmediatamente y acudes con ganas para cumplir con tu rutina. Si crees que tu entrenamiento o disciplina no te llena todo lo que debería, adáptala, cámbiala o experimenta otras actividades. Quizá no has encontrado tu tipo de entrenamiento y en cuanto des con él observas que la motivación se traduce en grandes resultados.

Comprensión

Muchas personas van al gimnasio y hacen aquello que ven hacer a otros. Levantan peso sin pararse a pensar qué objetivos tienen o, incluso, si lo están haciendo correctamente. Por eso, es muy importante un análisis previo de la situación que te ayude a definir unos objetivos, un plan de entrenamiento y un posterior sentido a los ejercicios que realizas. Si empieza a comprender por qué haces lo que haces, y a tomar cierta conciencia corporal, podrás realizar un entrenamiento más eficaz con unos resultados más rápidos y evidentes.

Personalización

En relación al punto anterior, si no sabes construir tu propia rutina deportiva, pide ayuda a alguien más experimentado o a un profesional en la materia. Puede ser una inversión muy importante y con resultados a largo plazo. Disponer de un entrenamiento completo, adaptado a tus capacidades, a tu condición física actual y a los objetivos que buscas, es imprescindible para que te sientas integrado o integrada en la práctica. Un entrenamiento personalizado hace que, de pronto, todo tenga sentido. Construyes así una rutina que comprendes y que te motiva porque está diseñada para ti y tus metas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE